jueves, 31 de diciembre de 2015

Euphoria


Atención: Entrada no recomendada para menores de 18 años. Y no precisamente por contener imágenes explicitas.

Acabamos 2015 con una categoría que hacía mucho que no aparecía por aquí: Las novelas visuales. Ciertamente, durante este período de hiatus de entradas novelescas he leído alguna que otra novela perdida, coincidiendo en parte con mis vacaciones blogueras, y dejándome incluso con menos tiempo del que normalmente dispondría para escribir.

Sea como fuere, ya habrá tiempo de comentar las novelas ya acabadas y olvidadas, pues la que nos interesa hoy no es otra que Euphoria, una novela que llevaba esperando mucho tiempo, siempre pegado al porcentaje traducido indicando por los traductores y esperando ansiosamente su publicación occidental.

¿Y cuál es la razón de tan ardua espera? ¿Una historia tan rebuscada que ni sus propios creadores la comprenden? ¿Un sistema de juego tan increíble como el de Sengoku Rance? ¿Es acaso la esperada segunda parte de una de las novelas más famosas de este blog? ¿O tal vez la tercera ruta de Remember11?

La verdadera razón es mucho más simple, y la podéis comprender entrando en la página vndb.org, y más concretamente, en la ficha técnica de esta curiosa novela, justo abajo de la sinopsis: Los tags. (O palabras clave, en castellano) Presionando en el botón de la derecha indicando que queréis ver spoilers, y leyendo todas y cada una de ellas, comprenderéis al instante la única y más importante razón que tuve para leerla: Su pornografía.

"Ya está, lo hemos perdido. Finalmente, y después de leer tanta novela visual, ha acabado volviéndose loco y lo único que le importa ahora es la cantidad de pornografía que aparezca en ellas."

De acuerdo, de acuerdo, en parte, sí, como es capaz de corroborar cierta novela de los creadores de Quintet!, de la que espero hablar algún día aquí. ¡Pero en parte, en gran, gran parte, no! Sentir atracción sexual por la pornografía de Euphoria es arrancar de cuajo los principios morales del amor y el cariño, es arrastrarse hacia lo más profundo del morbo y seguir viviendo entre el odio, es volar hacia un Sol negro repleto de mugre y zambullirse entre los brazos de la propia locura.

¿Exagero? Puede que sí, pero tomemos un respiro antes de descender al abismo y miremos lo que hay más allá de donde nuestros ojos alcanzan a ver. Miremos detenidamente los tags de los que os hablaba antes, con una pequeña descripción explicativa para los no entendidos en estos términos extraños.

Rape by proxy: Violación obligada por un tercero ajeno al violador y violado.
Sadist protagonist: Protagonista sádico.
Trapped: Atrapados.
Unavoidable rape: Violaciones inevitables.
Sex under the necessity: Sexo bajo necesidad. Obligación de realizar actos sexuales.
High sexual content: Gran contenido sexual.
Bondage: Ataduras. Sado-masoquismo.
Scat: Escatofagia. Excrementos.
Torture: Tortura.
Desperation: Desesperación.
Internal exhibitions of sex: Imágenes internas de coitos.
Sexual devices: Aparatos sexuales.
Non-consensual erotic humiliation: Humillación no consensuada.
Stuck-in-a-wall sex: Sexo en el cual uno de los participantes está atrapado en la pared.
High amounts of rape: Gran cantidad de violaciones.
Coprophagia: Ingestión de excrementos.
Utsuge: Género de visual novel depresivo.
Huge insertion: Gran inserción de objetos (sexualmente hablando).
Bloody scenes: Escenas sangrientas.
Urination fetish: Fetiches con orina.
Anal toys: Juguetes anales.
Sexual blindfold: Sexo con los ojos vendados.
Tickle torture: Tortura de cosquillas.
Gang rape: Sexo en grupo, consultar "Group sex of one female and several males"
Sex involving menstruation: Sexo menstrual.
Specula (sexual): Espéculo.
Reverse rape: Violación invertida. Violador violado.
Rape involving drugs: Violación con drogas.
Strangulation sex: Sexo con asfixia.
Hairjob: Masturbacion con pelo capilar.
Pubic hair shaving: Afeitado púbico.
Nipple clamps: Sujeción en pezones.
Suicide: Suicidio.
Bukkake: Propiamente explicativo. Consultar "Group sex of one female and several males"
Suspension bondage: Sado-masoquismo en suspensión, alzado en el aire.
Petplay: Rol de mascota y amo.
Cum on food: Semen en la comida.
Erotic spanking: Golpes en el culo.
Enema: Enema.
Multiple penetration: Penetración múltiple.
Production of pornography (amateur): Producción casera de pornografía.
Sex in water: Sexo en el agua.
Anilingus: Lengua en el ano.
Cunnilingus: Lengua en la vagina.
Group of one male and several females: Sexo en grupo de un hombre y varias mujeres.
Sex in front of an audience: Sexo delante de una audiencia.
Paraphilic infantilism: Parafilia infantil.
Naizuri: Masturbación con pechos femeninos.
Group sex of one female and several males: Sexo en grupo de una mujer y varios hombres.
Group sex of multiple females and males: Sexo en grupo de hombres y mujeres.
Erotic electrostimulation: Estimulación sexual erótica.
Guro: Sangre, gore.
BDSM: Bondage y sado-masoquismo.
 
¿Entendéis ahora mi atracción por el título? ¡Euphoria resume en sus poco más de 20 horas de lectura toda clase de perversiones habidas y por haber! Desde el acto sexual más normal y corriente a la parafilia más perversa, entrando en categorías de fanservice que sólo la mente más perversa podría llegar a disfrutar. Un fanservice que, lejos de querer alimentar la lujuria del propio lector, lo separa cada vez más y más, anunciando terriblemente el mensaje oculto entre líneas: No deberías sentir atracción sexual por los hechos que aquí se comentan.

Hay una línea para todo, y en Euphoria, el camino que debe seguir el lector es cada vez más oscuro y terrible. Si al principio la sensación principal es indiferencia, o incluso atracción por las prácticas que se mencionan en ella, la propia novela ya se encargará de cambiar la situación poco a poco y orientar al lector hacia los fetiches más curiosos, creando una línea imaginaria y personal en algún momento de la lectura, una especie de voz interior que nos hablará en nuestra cabeza, llegando a gritar en algunas partes del juego, y tratando por todos los medios de que abandonemos la lectura, de que no sigamos adelante. Tristemente, y en la mayoría de casos, cuando la pequeña voz intente advertir al lector, ya habrá sido demasiado tarde.

No, claro que no... Por supuesto que no...

Después de estos comentarios, seguramente más de uno ya haya optado por dejar esta novela apartada en un rincón, pensando que novelas como esta no están escritas hacia el tipo de público con el que se identifica, y en cierta manera, es posible que sea así. Euphoria no es apta para menores de edad (obviamente) y tampoco para aquellos reticentes en el tema sexual, pues las cantidades de pornografía que en ella aparecen son, por decirlo de alguna manera, ingentes.

Si en las novelas que estamos acostumbrados a tratar en este blog suelen contener de un 5 a un 10%, en Euphoria se llega a cuotas de hasta un 50%, o incluso un 80% si no tenemos en cuenta el final de cada ruta, donde se nos expone el argumento propiamente dicho. Cada uno de estos finales no son en absoluto cortos, y fácilmente llegan a durar tanto como el juego principal en algunas rutas. En Euphoria, los créditos no marcan el final sino un nuevo comienzo.

Dejando de lado el tema pornográfico (algo que sin duda es difícil en esta novela), otro de los motivos que me instaban a leerla era su argumento, que pasaré a explicaros a continuación: Keisuke, el protagonista de Euphoria, se despierta un día en una extraña habitación blanca, ante una puerta aparentemente cerrada. Sin ningún motivo aparente, la puerta se abre y Keisuke cruza su umbral, llegando a una espaciosa sala. Allí, encuentra a seis chicas, algunas conocidas, como su profesora de inglés o su amiga de la infancia, y otras no tanto.

Después de debatir su situación, una extraña voz les explica su terrible destino: Han sido capturados para jugar a un juego, en el cual el único hombre del grupo deberá escoger a voluntad una de las chicas, para adentrarse en una sala y tener relaciones sexuales con ella bajo unas estrictas condiciones que variarán de la más aburrida normalidad a la locura más extrema y enfermiza.

En realidad, el objetivo del juego es hacer sufrir una y otra vez a la estúpida de Rika.

Mientras, una chica llamada Nemu, una de las chicas atrapadas junto a Keisuke, tratarán incansablemente de hacer sufrir al protagonista, sea mediante extraños favores o dejando caer toda la culpa de la situación en sus hombros.

Ante este argumento tan sacado de películas como Saw, Cube, o videojuegos como 999: 9 hours 9 persons 9 doors, el potencial de esta novela salta a la vista, tanto por la propia situación como por los múltiples enigmas que aparecerán en varias de las rutas que tenemos disponibles. Es muy difícil que encontremos en esta novela un Ever17 o un Remember11, pero las bases de una historia extraña que finalmente tiene explicación siguen ahí.

Mientras que la primera parte del juego ocurre en las instalaciones donde se lleva a cabo el juego, la segunda parte ocurre fuera, con un escenario que desgraciadamente se repite en todas las rutas, cambiando ligeros detalles en función de la chica que hayamos escogido en el juego de la primera parte, decidiendo el final de la novela y la chica que lo protagonizará.

Este escenario sólo cambia realmente en las rutas de Nemu y Rinne, siendo la ruta verdadera igual que una de las dos pero algo más extendida. No os digo cuál para no chafaros la experiencia. En cambio, las pertenecientes a las otras dos chicas dejan mucho que desear, siendo prácticamente iguales y muy cortas en comparación con el resto.

Como era de esperar en un juego de estas características, los CGs pueblan la novela, abarcando mayoritariamente las escenas pornográficas. Contando las diferencias mínimas entre CGs parecidas (gestos de la cara, por ejemplo), el juego cuenta con más de 1.500 imágenes, que unidas a comentarios de los desarrolladores y la posibilidad de añadir loops de gemidos de fondo de cada una de las protagonistas, consiguen una sensación increíble, como si el jugador entrara directamente en el futuro de las novelas visuales.

No llores, no, que ya te daré yo después razones suficientes para llorar.

Por inexplicable que parezca, todos los detalles de la trama se explican al final, aunque de una forma quizás demasiado rápida para mi gusto. Porque sí, todo tiene sentido, pero el conjunto de explicaciones queda tan resumido que cuando el jugador empiece a entenderlo todo, la novela estará a punto de acabar. Que todas las rutas compartan un mismo escenario tampoco ayuda en absoluto, ya que sólo la mitad de ellas añade información al gran misterio desvelado en la ruta final.

Si la información hubiera estado más repartida, o si hubiera algún tipo de cambio sustancial en los finales de cada una de las chicas, es posible que el tramo final del juego para la otra mitad de las rutas hubiera sido mucho más entretenido y dinámico. En cambio, las rutas que tienen relevancia con la ruta final consiguen atrapar al lector de la misma manera que suele ocurrir en las novelas más famosas.

Euphoria es un castigo, y en algunas partes vale la pena atravesarlo para comprender la imagen completa, para coleccionar cada una de las piezas el puzle, montarlo, y finalmente comprender la figura que en él se representa. Siempre suelo recomendar un cierto tipo de novelas a todos mis conocidos, y este caso no será diferente, pues aunque Euphoria tenga un dibujo muy bueno, un apartado técnico insuperable y una historia que engancha, sigo viéndole demasiados puntos negativos para que alguien mentalmente sano consiga leerla. Si os apetece descubrir hasta dónde puede llegar su pornografía, y no le tenéis miedo a un par de finales algo aburridos y cortos, adelante.

Yo no considero haber perdido mi tiempo leyéndola, y sabiendo a lo que vais, es muy posible que incluso llegue a gustaros.

15 comentarios:

  1. Vaya manera de iniciar el año, me la terminaste vendiendo debido a mi masoquista curiosidad. Tratare de leerla durante el año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha suerte... ¡La necesitarás! ^_^;

      ¡Feliz año, Rubén!

      Eliminar
  2. OH
    MY
    GOD
    !

    xD.

    Feliz año nuevo, Angolino. A ver con qué otros juegos nos sorprendes este 2016 :P

    ResponderEliminar
  3. >Stuck-in-a-wall sex

    Ok, he visitado lo suficiente 4chan como para saber lo que es eso y querer ver cómo lo han metido en esta VN. Cagüen tó, al final me la acabaré leyendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. >Entrada sobre una novela muy jodida
      >Al día siguiente, dos personas ya quieren leerla

      Tengo el público que me merezco, supongo...

      Eliminar
  4. Me recomendaron Euphoria después de jugar Virtue's Last Reward y dudaba si darle una oportunidad (ni sabía que era tan retorcida) pero después de esta entrada me ha entrado mucha curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf... Pues no sé yo si son muy parecidos entre ellos... La premisa de escapar de una instalación mediante un tipo de juego entre los protagonistas sí que lo es, pero el resto... Léela bajo tu propia responsabilidad. :(

      Eliminar
  5. Casi nunca comento en este blog, a pesar de frecuentarlo bastante, pero solo quería avisarte que me convenciste de probarlo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bien, conmigo ya confirmamos que Euphoria será la sensación de la temporada en Zona Delta... buen trabajo.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. ¡Hola José! Hay una página muy buena con enlaces llamada Eroge Download. Seguro que ahí puedes conseguirlo relativamente fácil. También puedes comprarlo en la página oficial: http://mangagamer.org/euphoria/

      Eliminar
  8. Puede porfavor alguien decirme cual es el final verdadero de Euphoria?, por favor, no me da el tiempo de jugarme el juego y solo pude verme el H-e-n-t-a-i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhhh... ¿Te da tiempo a ver el hentai y no a leerte la historia? ¡Vaya, vaya, pillín!

      Desconozco si existe un resumen de la ruta verdadera de Euphoria, pero siempre puedes leer la página de tvtropes de Euphoria para enterarte de algunos detalles y comerte varios spoilers, si lo deseas.

      Eliminar