miércoles, 13 de junio de 2012

Psychonauts


¡Ah, la mente! Ese desconocido lugar para muchos e inquietante para otros.

De la mano de Tim Schafer, creador de Grim Fandango, Brütal Legend y co-diseñador de joyas como The Secret of Monkey Island, Monkey Island 2: LeChuck's Revenge y Day of the Tentacle, nos llega esta divertida aventura por las mentes de locos, agentes especiales y villanos. Con un diseño muy original y una jugabilidad clásica, nos pretende llevar a un mundo donde los poderes psíquicos están a la orden del día y donde es posible adentrarnos en las mentes ajenas, descubriendo el mundo interior del individuo en cuestión.

La historia se centra en Razputin, un chico de 10 años que se fuga del circo de su padre para convertirse en Psiconauta, un agente especial con poderes mentales que lucha contra el mal. Para ello, viaja hasta el campamento psíquico de verano de Whispering Rock (Whispering Rock Psychic Summer Camp), un lugar donde entrenan a niños para que lleguen un día a ser unos poderos agentes especiales psiquicos. Raz, en tan sólo un día, tratará de convertirse en todo un profesional: aprenderá a disparar, a levitar e incluso a mover objetos con la mente, todo ello antes de que su padre venga a buscarle a la mañana siguiente para llevarle de vuelta a su hogar.

Pero entre clase y clase, algo empieza a ir mal. Sus compañeros dejan de ser las alegres criaturillas que solían ser anteriormente y comienzan a comportarse como zombies, vagando sin rumbo por el campamento mientras balbucean "Teeee... Leeeee". De repente, Raz es consciente de lo que está sucediendo: Alguien se estaba apoderando de los cerebros de sus compañeros y planeaba algo a gran escala. Por ello, con su fuerza de voluntad y sus ganas para convertirse en todo un Psiconauta, parte a desvelar el misterio y castigar al culpable.


Para ser un juego de 2005, inicialmente producido para Xbox, los gráficos están bastante bien. Se nota que no son demasiado punteros, pero tampoco hacen daño a los ojos. Lo que sí merece destacar es su diseño.

Cada personaje es diferente, y muchas veces las proporciones no son del todo realistas, pero ahí reside el gran atractivo, una originalidad muy latente, que nos llevará a identificar el estilo característico del juego en cuanto veamos una imagen semejante. Todo es alegre y simpático, lo que nos ayuda mucho en el momento de confraternizar con la obra y sus personajes. En un principio quizás nos parece extraña la estética, pero cuando nos acostumbramos, nos parece altamente cómoda y sobretodo, muy divertida.

La jugabilidad también es original, gozamos de una serie de poderes mentales que iremos usando a medida que avance la aventura, para movernos a través del mapeado, interactuando con objetos y combatiendo a los villanos que se crucen en nuestro camino. Usaremos telequinesis, levitación, clarividencia, granadas, escudo, y un seguido de habilidades que nos ayudarán entre combate y combate para sortear obstáculos, en forma de plataformas y pruebas. 

El combate no es muy allá, podemos disparar, tirar objetos hacia los enemigos y golpearles con nuestro ataque base, lo típico. Nada fuera de lo corriente. El arma que usaremos será una mano psíquica que golpeará a los malvados una y otra vez hasta dejarlos fuera de combate.

Los enemigos finales tampoco son gran cosa, pues la gran mayoría de ellos son fácilmente superables con estrategias simples y de cajón, sin llegar a tener que pensar demasiado. Después de un minuto correteando por la sala, ya deberías saber qué hacer y cómo destruir a tu oponente. Y si no, siempre puedes pedir ayuda al viejo agente Ford, que gustosamente te echará una mano si la necesitas. El nivel de dificultad es bastante simple.


La estructura del juego es bastante sencilla también, en el mundo real podemos usar el zahorí para buscar puntas de flecha para poder comprar las mejoras que venden en la tienda del edificio principal. A partir de ahí, podemos entrar mediante una máquina en el inconsciente colectivo, el lugar mostrado arriba, una especie de sala entre las mentes que hayamos visto con anterioridad.

En cada una de ellas nos esperan los distintos mundos mentales con miles de objetos que encontrar. Pegatinas, bolsas, telarañas y recuerdos de la persona en cuestión, repartidos por toda la pantalla. Completar el juego al 100% será duro, pues hay mucho que encontrar y muchos lugares donde buscar.

La originalidad de los mundos es asombrosa y cada uno es diferente, reflejando el estado mental y los traumas del individuo, veremos desde enrevesadas calles hasta ciudades en miniatura. Los escenarios son muy variados y representan un atractivo adicional que nos impedirá aburrirnos o cansarnos del juego, ya que el siguiente en absoluto será parecido al anterior, y así sucesivamente.

Muchas veces, mediante recuerdos, podremos acceder a la historia pasada de la persona, desvelando matices oscuros que tenga ocultos, como por ejemplo la pesadilla de Milla, un escenario opcional en el que descubriremos el horrible pasado que la atormenta.



Otro aspecto bastante notable es el sentido del humor sobre el que está construido el juego. Tiene toques muy graciosos que nos harán sacar una sonrisa más de una vez, con diálogos inesperados, personajes carismáticos y situaciones divertidas, como por ejemplo cuando usamos clarividencia sobre algún personaje, una habilidad que permite ver el mundo desde su punto de vista, pudiendo descubrir cómo nos ven a través de sus ojos. Milla nos verá como un aprendiz que es aún un bebé, los encargados de transportarnos como una caja con gafas, el agente Nein nos verá a su imagen y semejanza y la señora de las ratas como el mismo Mesías.


Si tuviésemos que definir Psychonauts en una sóla palabra, utilizaríamos original. Un juego divertido, simpático y alegre, que en absoluto se hace pesado y que disfrutaremos de principio a fin. Aunque quizás el único punto malo sea la cantidad de objetos por recoger, no deja de ser contenido opcional que agradecemos si queremos continuar jugando pese a haber acabado la historia y disfrutado el final. Correteando por los distintos lugares encontraremos diversión y mucho entretenimiento, junto a personajes carismáticos y un argumento curioso y atrayente.

1 comentario:

  1. ¡Estoy deseando de acabar los examenes para poder jugar! :D

    ResponderEliminar